Kendal Comic Art Festival

Kendal. Ese pequeño pueblo del que hasta hace apenas dos meses no había oído hablar en mi vida.Con sus treinta mil habitantes esta pequeña localidad situada al norte de Inglaterra se ha convertido,año a año, en una de las referencias a la hora de hablar de eventos de comics en el Reino Unido. En este 2017 tenía lugar la quinta edición del “The Lakes International Comic Art Festival” que suponía un salto adelante en lo organizativo al contar con el doble de invitados que el año anterior, llegando
hasta la cifra de setenta personalidades del mundo del cómic. Desde Australia a Francia, pasando por EEUU o el propio Reino Unido, el festival se configura como un evento donde reunir todas las posibles expresiones del cómic y, lo más importante, del arte de hacer cómic no importa el origen.


Es importante no entender este festival como un evento “friki” como a los que estamos
acostumbrados en España. Olvidaos de un gran número de gente disfrazada por toda la ciudad,grandes mercadillos de cómics o un amplio recinto con cientos de stands. Muy propio del estilo británico aquí prima lo sobrio, donde salvo por apenas un puñado de carteles en las farolas de la ciudad, no sería complicado estar de visita por la ciudad y apenas darte cuenta de que está teniendo un festival de cómic de este calibre. Sin embargo, lo que tenía lugar en los diferentes recintos del festival era muy, pero que muy gordo.


Para futuros viajeros que decidan venirse a “The Lakes” cabe decir que todo está muy a mano. Los cinco o seis lugares donde tiene lugar toda la actividad se sitúan en el peor de los casos a tres minutos el uno del otro, por lo que no es difícil dar el salto entre ellos. Sin embargo, la puntualidad británica es muy evidente y apenas hay tiempo entre charlas en caso de que decidas ir a dos consecutivas en sitios distintos. Y aquí, de verdad, te miran muy mal cuando entras tarde o sales antes de tiempo. En cuanto a horario, todas las actividades tienen lugar entre las diez y media de la
mañana y las seis de la tarde sin descanso para comer, lo cual puede ser llamativo para quien no esté integrado en el ritmo inglés. Quedan para fuera de este horario algún evento donde el ambiente se desmelena un poco más.
Uno de los detalles que de verdad hacen la diferencia con cualquier festival en el que haya estado es que mientras el entrevistador lanza las preguntas a los invitados, estos se encuentran sentados delante de una mesa de hojas en blanco. En ellas deben pueden ir dibujando aquello que les plazca mientras se reproduce en una pantalla grande para que el público lo vea. Era habitual, por ejemplo,
ver a Stan Sakai dibujando dinosaurios o elementos característicos de su obra mientras tenía lugar su interesante retrospectiva. También fue para recordar el poder ver Sean Phillips, Charlie Adlar ,Christian Ward y Jason Latour dibujar y dar color en directo las distintas posiciones que iba tomando Chip Zdarsky. Una lástima que el resto de la charla, orientada al 25 aniversario de Image Comics, no estuviera a la altura. En buena parte debido a un presentador que no supo sacar juego en ningún
momento a unas personalidades de este calibre.
El invitado estrella de la edición fue Sergio Aragonés, quien da nombre al recién estrenado premio a la excelencia en el comic por parte del festival que, en este caso, se llevó Dave McKean. Sergio es un señor afable, campechano, que fue protagonista de la charla retrospectiva que más he disfrutado en años. Un repaso a su vida, desde cuando salió de España hacia Francia, con continuas anécdotas de
su entrada en el mundo del comic en EEUU e, incluso, videos que el presentador Steve McGarry grabó la semana anterior en la NYCC de viejos compañeros de batallas de Sergio que llevaron al dibujante castellonense a emocionarse en varias ocasiones. La parte final dibujando una escena con todo aquello que le pedía el público no hizo más que confirmar su genio y su habilidad para dibujar lo más insospechado y darle forma con coherencia. Cerramos la conversación con todo el público cantando una canción en honor a este genio del dibujo.

En la mañana del domingo también tuvo lugar una interesante presentación con autores australianos que nos abrió los ojos sobre lo que se cuece en el noveno arte en nuestras antípodas. Michael Cho, Jullian Tamaki, Melinda Gebbie, Ivan Petrus, Peter Milligan, Mariko Tamaki o Bryan Talbot también estuvieron hablando de su obra, así como el francés Benoît Peeters que protagonizo una charla algo mas teórica. No puedo olvidarme tampoco de la masterclass a cargo de Tom Richmond, uno de los líderes actuales de la revista MAD, que nos intentó enseñar a caricaturizar a Sansa Stark y Jon Snow.
Además de las presentaciones y charlas, el edificio del ayuntamiento de Kendal también se abre al festival dejando libres dos plantas que se llenan de puestos de autores indies y tiendas más reconocidas. Lugar idóneo para dejarnos nuestras libras con la amplia variedad de estilos, orígenes y formatos como los que allí se podían encontrar.
Todo esto condensado en apenas día y medio en el que difícilmente da tiempo a ver la mitad de lo que uno planea de antemano. Sin embargo, sí da tiempo a comprobar que la organización estaba a punto, todos los set bien preparados y los autores paseando de un lado a otro de manera informal. Un ambiente de privilegio en un pueblo del que apenas pude disfrutar debido a la gran cantidad de actividades y al escaso tiempo que allí pasamos. La parte buena es que tenemos esa deuda pendiente para el año que viene. Edición que tendrá lugar entre el 12 y el 14 de Octubre y en la que,
si todo va bien, quizá pueda asistir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.