Viñetas de Verano: BATMAN. AÑO UNO

YEXUS

Aunque se revise periódicamente en todo tipo de formatos y ediciones, nunca está de más acercarse a este clásico sobre la mitología del Hombre Murciélago. Una nueva reedición por parte de ECC permite a los recién llegados conocer la verdadera esencia de Batman y a los veteranos recordar tiempos donde importaba más la solidez de los productos que las peregrinas reestructuraciones del universo DC. No queda claro si la confusa continuidad establecida tras Renacimiento admite oficialmente los acontecimientos aquí narrados pero sin duda este es el origen definitivo de Batman.

Frank Miller y David Mazzucchelli firman en 1987 su segunda obra maestra conjunta (la otra es Born Again, por supuesto), pocos años antes de volcarse en personajes y producciones de creación propia. El autor de 300 relata aquí la génesis del superhéroe, sus circunstancias y motivaciones. Un joven Bruce Wayne es el verdadero protagonista, tratando de canalizar su frustración y su afán de venganza, hasta que materializa su deseo en la figura del murciélago nocturno que atemoriza a los criminales. El teniente James Gordon es el coprotagonista de la miniserie, un policía recién llegado a la ciudad, con su esposa embarazada y a punto de enfrentarse a sus propios compañeros de comisaría. Ambos terminarán por establecer un precario pacto en su particular búsqueda de la justicia, mientras luchan contra la corrupción y el crimen organizado de Gotham.

Año Uno es un soberbio thriller, narrado por Miller con su habitual estilo entrecortado y contundente. En el polo opuesto de El regreso del Caballero Oscuro, describe a un Batman primerizo, repleto de inseguridades y fallos, que pone a prueba sus capacidades e intenta aprender de los errores.También se ofrece un atrevido y realista origen para Catwoman y aparece Harvey Dent antes de convertirse en Dos Caras. Mazzucchelli realiza una labor magistral, con su grafismo deudor del mejor Alex Toth; con ese trazo tan certero como fluido que genera un realismo sintético, a la vez elegante y efectivo, a lo que cabe sumar un montaje perfecto. El uso del color es igualmente sobrio, aunque en posteriores versiones haya sido desvirtuado con innecesarios efectos informáticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.