Viñetas de Verano: WE STAND ON GUARD

YEXUS

El sorprendente creador de títulos como Paper Girls, Y. El último hombre o la multipremiada Saga plantea en esta obra una incómoda e inteligente premisa. Sobre todo para el público norteamericano, que es el receptor original de la miniserie. Ya que We Stand on Guard no solo es una estrofa del himno nacional de Canadá sino el título de un comic-book escrito por Brian K. Vaugham que narra cómo dentro de un siglo el país de la hoja de arce es invadido por las tropas de los Estados Unidos.

Un atentado en la Casa Blanca sirve como excusa para iniciar las hostilidades, aunque las reservas de agua del país vecino parecen ser la verdadera causa del ataque norteamericano. En los seis números que están siendo publicados mensualmente por Planeta contemplamos la historia de una joven canadiense que se incorpora a las fuerzas de la resistencia. Su hogar fue asaltado por las tropas invasoras, sus padres resultaron muertos y la joven hubo de emprender una huida desesperada con su hermano. La palabra “terrorismo” parece ser un fetiche polivalente que justifica cualquier brutalidad del ejército americano, en una corrosiva y acertada parábola sobre el intervencionismo yanqui con evidentes ecos de su actuación en Oriente Medio.

El canadiense Steve Skroce es la otra pieza clave del equipo. Antiguo dibujante de superhéroes, abandona temporalmente su trabajo en el mundo cinematográfico para asumir el apartado gráfico de esta obra. Su estilizado realismo aporta verismo y espectacularidad a la historia; no solo con la acertada descripción de personajes sino recreando los majestuosos parajes helados y la tecnología bélica de los combatientes. Especialmente los gigantescos robots y las catastróficas batallas que protagonizan, atractivo ingrediente visual que dinamiza un argumento duro y conflictivo. El acierto principal de Vaugham consiste en variar radicalmente el punto de vista para situar el protagonismo en el bando que tradicionalmente se considera “el enemigo”. De reflexionar sobre las distintas caras de la violencia en una historia cargada de difíciles elecciones morales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.